Sentir

Volumen Uno

¿Sentimos ahora cómo sentían nuestros ancestros?

POR Ale Contreras
19 diciembre 2018

Sentir

Los ancestros Mayas consideraban al humano como un ser espiritual experimentando la vida. En el Tzolkin —o calendario sagrado maya—, los humanos estamos representados con el glifo “EB”, la estabilidad y armonía completa. Para su cultura éramos seres gobernados por la Tierra y regidos por el chakra del corazón. Teníamos percepción de la presencia de dios y, por tanto, una relación muy estrecha con él. Vivíamos por el cuerpo emocional y operábamos a partir del mundo psíquico. Tierra y cuerpo; espíritu y psique: nuestras sensaciones se guiaban por lo que sentimos en el alma, en nuestro chakra, no solo por lo tangible. Sentíamos, más que otra cosa.

Sentir. ¿Todavía sentimos? Como sociedad coexistimos; y esta coexistencia determina entonces lo que es correcto o incorrecto, nos acostumbra a hacer todo en el modo en el que lo hace la mayoría; ignoramos por completo nuestros presentimientos porque no nos damos la oportunidad de sentirnos. Eso significa permitirnos recibir la armonía natural sin tabúes, sin entrar en conflictos morales.

Percibimos sólo aquello que nuestra sociedad nos permite sentir, y esto, es solo un pequeño porcentaje de la extensa diversidad de estímulos que tenemos a nuestro alrededor; tangibles y abstractos. Pero quiero entender si el motivo es por falta de evolución sensorial o solo una negación humana e incorpórea a dejarnos sentir lo que percibimos por medio del tacto, del sonido, del gusto, del olfato y de lo que observamos.

Sentir. Eso significa permitirnos recibir los estímulos sin tabúes, sin entrar en conflictos morales donde en base, y sólo en base a lo que la mayoría piensa, determinamos entonces lo que es correcto o incorrecto, en donde nos acostumbramos a hacerlo en el modo en el que lo hace la mayoría, en donde nuestros presentimientos los ignoramos por completo porque no nos damos la oportunidad de sentirnos.

Así, más que fluir con el sentimiento, reaccionamos. Reaccionar es nuestra respuesta a sentir, entonces automática, pero si muchos nos planteamos ser distintos, ¿por qué reaccionamos igual? ¿Será porque nos hemos encerrado en un sistema social en el que hemos olvidado lo que cada uno muestra con su esencia (essentia.lat), lo que nos vuelve invariables y permanentes; lo que cada quien puede aportar a los demás?

Hoy me pregunto si nuestras acciones son respuesta de lo que somos o de lo que aprendemos con el tiempo. Dejarnos ser sin tabúes nos da una mayor apertura sensorial con la que podemos ser esencia; una esencia que opina, crea, aporta, se expresa, baila, ríe, canta…siente y experimenta la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos similares

Dos Poemas

Volumen Ocho
Dos poemas de Francisco Aguilar

No se contratan niños sin manos

Volumen Nueve
Un breve texto de Francisco Tijerina que juega con la ficción y la prosa poética para entregarnos algo propio de estos tiempos pandémicos.

El trazo y la palabra

Volumen Cero
De todas las artes, la más solitaria, es la poesía; la más inalcanzable, quizá: pero aún así, platónica o no, cuando estamos frente a ella, nos acecha una nostalgia ajena, nos reconocemos en las palabras.…

Aprender

Volumen once
Un poema de Jess AF.

Retorno

Volumen Cero
Una prosa de Javier Talamás.

Un cielo muy azul con pocas nubes

Volumen Cinco
Para Julio Mejía III, una de las posibilidades de la poesía es la de inventar o descubrir correspondencias. Siendo ese el caso, el trabajo del poeta consiste en sintetizar distintas realidades por medio del lenguaje:…

Saludos, pequeña amiga

Volumen 9
La pandemia ha sido un continuo camino de introspección y redescubrimiento; Michelle Mijares descubre, en ese camino introspectivo, una antigua compañera.

Otro hogar

Volumen Once
Un poema por Jorge Olivera.

De maternidades y venenos: Louise Bourgeois

Volumen Quince
Dina Tunesi reflexiona sobre maternidades a partir de la obra de Louise Bourgeois: sí, la madre es una artista tejedora de hogares de crianza, pero también puede llegar a ser la guardiana de la prisión…