Sentir

Volumen Uno

¿Sentimos ahora cómo sentían nuestros ancestros?

POR Ale Contreras
19 diciembre 2018

Sentir

Los ancestros Mayas consideraban al humano como un ser espiritual experimentando la vida. En el Tzolkin —o calendario sagrado maya—, los humanos estamos representados con el glifo “EB”, la estabilidad y armonía completa. Para su cultura éramos seres gobernados por la Tierra y regidos por el chakra del corazón. Teníamos percepción de la presencia de dios y, por tanto, una relación muy estrecha con él. Vivíamos por el cuerpo emocional y operábamos a partir del mundo psíquico. Tierra y cuerpo; espíritu y psique: nuestras sensaciones se guiaban por lo que sentimos en el alma, en nuestro chakra, no solo por lo tangible. Sentíamos, más que otra cosa.

Sentir. ¿Todavía sentimos? Como sociedad coexistimos; y esta coexistencia determina entonces lo que es correcto o incorrecto, nos acostumbra a hacer todo en el modo en el que lo hace la mayoría; ignoramos por completo nuestros presentimientos porque no nos damos la oportunidad de sentirnos. Eso significa permitirnos recibir la armonía natural sin tabúes, sin entrar en conflictos morales.

Percibimos sólo aquello que nuestra sociedad nos permite sentir, y esto, es solo un pequeño porcentaje de la extensa diversidad de estímulos que tenemos a nuestro alrededor; tangibles y abstractos. Pero quiero entender si el motivo es por falta de evolución sensorial o solo una negación humana e incorpórea a dejarnos sentir lo que percibimos por medio del tacto, del sonido, del gusto, del olfato y de lo que observamos.

Sentir. Eso significa permitirnos recibir los estímulos sin tabúes, sin entrar en conflictos morales donde en base, y sólo en base a lo que la mayoría piensa, determinamos entonces lo que es correcto o incorrecto, en donde nos acostumbramos a hacerlo en el modo en el que lo hace la mayoría, en donde nuestros presentimientos los ignoramos por completo porque no nos damos la oportunidad de sentirnos.

Así, más que fluir con el sentimiento, reaccionamos. Reaccionar es nuestra respuesta a sentir, entonces automática, pero si muchos nos planteamos ser distintos, ¿por qué reaccionamos igual? ¿Será porque nos hemos encerrado en un sistema social en el que hemos olvidado lo que cada uno muestra con su esencia (essentia.lat), lo que nos vuelve invariables y permanentes; lo que cada quien puede aportar a los demás?

Hoy me pregunto si nuestras acciones son respuesta de lo que somos o de lo que aprendemos con el tiempo. Dejarnos ser sin tabúes nos da una mayor apertura sensorial con la que podemos ser esencia; una esencia que opina, crea, aporta, se expresa, baila, ríe, canta…siente y experimenta la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos similares

No sé nada sobre arte

Volumen Cero
¿Por qué a muchos no nos interesa el arte? ¿Será que no lo entendemos? O, ¿será que no sabemos como entenderlo? Roberta Villareal explica -a partir de esas preguntas- que las personas sabemos más sobre…

Internet y arte: las órbitas del sol

Volumen Cero
¿Qué sería del arte en el siglo XXI sin la tecnología?

Saludos, pequeña amiga

Volumen 9
La pandemia ha sido un continuo camino de introspección y redescubrimiento; Michelle Mijares descubre, en ese camino introspectivo, una antigua compañera.

Cine para todos

Volumen nueve
Los cines han sobrevivido crisis económicas; nunca han cerrado por completo. No cerraron siquiera durante la Gran Depresión; al contrario, prosperaron. Tampoco durante la Segunda Guerra Mundial, aunque muchos de los filmes proyectados durante esa…

Ninguna barba es bonita si la miras con detalle

Volumen Cinco
Un poema de Francisco Aguilar.

El texto que no pudo existir

Volumen Catorce
En un brevísimo ensayo, Mariana Ortiz reflexiona en torno al síndrome de la impostora y en los efectos que ha tenido a lo largo de su vida profesional.

Olvido histórico

Volumen Uno
Un poema por María José Gutiérrez.

Impresionismo en una ciudad gris

Volumen Siete
Pensar en la ciudad es algo que ha cambiado con los años. A finales de 1800 cuando Monet, Renoir, Degas y demás montaron una exposición independiente tras haber sido rechazados por el Salón de París,…

Aprender

Volumen once
Un poema de Jess AF.