Las tierras de arena: la marginación de Medio Oriente

Volumen Tres

Hay una geografía bien definida cuando se habla de nuevos talentos en el fútbol: los cazatalentos ya saben dónde poner su mira cuando se apertura el mercado de piernas. Son dos mapas: buscar en la región sudamericana o en los principales países de Europa. ¿Por qué no mirar hacia el Oriente?

POR David M. Montaño Benavides
6 mayo 2019

Las tierras de arena: la marginación de Medio Oriente

El deporte también es víctima de la marginación. Y se puede observar en el proceso de reclutamiento a jóvenes futbolistas. Actualmente las ligas de futbol en Europa desbordan con talento joven: la Meca del Futbol, se podría decir. La liga española, inglesa, alemana, italiana, entre otras, semanalmente nos regalan pinceladas bellas de jugadas dentro de la cancha. Sus jugadores suelen ser de sangre europea o sudamericana.

En realidad no hay ingrediente secreto en la búsqueda de talento; hay en cambio una geografía bien definida: los cazatalentos ya saben dónde poner su mira cuando se apertura el mercado de piernas. Son dos mapas: buscar en la región sudamericana o en los principales países de Europa. Sí: encontramos muchas excepciones a la regla con jugadores de otras partes del mundo, pero son minoría. ¿Se encuentra en estas regiones -las europeas- la única materia prima de calidad en el deporte del balompié? ¿Por qué no mirar hacia el Oriente?

En la cultura pop, el Oriente siempre se ha planteado como un desierto lejano de civilización: barbarie, guerra y religiones. Lo marginamos a esas imágenes como reflejo de músculo. El deporte ha seguido la misma suerte. Los grandes clubes del mundo no voltean sus ojos a las ligas de los países de arena. ¿Estigma? ¿No hay talento o no lo queremos ver?

No creo que sea falta de talento. Mohammed Salah probó lo contrario y lleva haciéndolo ya por un buen tiempo en la mejor liga del mundo; su personaje representa un héroe redentor dentro de la cultura oriental.

Egipto tenía 28 años sin que su selección pudiera representar a su país; una terrible pesadilla de la que despertaron gracias a las hazañas de Salah.

Vale la pena plantearnos si las percepciones de oriente no terminan por permear en el deporte; porque si lo hacen, ¿qué otro fenómeno cultural pudiera redimirnos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos similares

Mi yo fantasma

Volumen Catorce
Luchar con fantasmas es una encomienda sin sentido. Sin algún tipo de arma mágica, de virtud sagrado o artefacto místico, resulta no solo inútil, sino peligroso. Lo primero que se pone en riesgo es nuestra…

Pandemioscopio: miradas alternas

Volumen Nueve
El mundo entero cabe en un caleidoscopio, si lo pensamos bien. Abanico de posibilidades que se abre y cierra; una y otra vez, a un ritmo, en ciclos. Parecemos olvidarlo, pero también nosotros nos movemos…

Brevísima nota sobre las listas de los mejores libros

Volumen Veinte20
Es materialmente imposible leer todos los libros. Julio Mejía III, con sospecha y cautela, reflexiona sobre qué implican los ejercicios curatoriales, las recomendaciones.

Dieta de una separación anunciada

Volumen trece
Un poema de Jess AF.

No se contratan niños sin manos

Volumen Nueve
Un breve texto de Francisco Tijerina que juega con la ficción y la prosa poética para entregarnos algo propio de estos tiempos pandémicos.

A las brasas (del recuerdo)

Volumen Cero
Condado de Gudgüel. Las pecas en el rostro de Abigail sin brillo; apagadas. Una lóbrega habitación. Recuerdos que indundan y azotan. Afuera, el clamor del pueblo.

Olvido histórico

Volumen Uno
Un poema por María José Gutiérrez.

Impostura clínica

Volumen Catorce
A partir de los antidepresivos, Katia Rivera reflexiona sobre los estigmas clínicos; pero no es un ensayo médico: es una aproximación profunda sobre el sentimiento y la vaciedad que genera el sentirse impostora, sentirse otra,…

Perturbación Pasional

Volumen Cuatro
Escapa tu rutina con este breve relato literario.