Perturbación Pasional

Volumen Cuatro

Escapa tu rutina con este breve relato literario.

POR Ernesto Dávila Herrera
5 agosto 2019

Perturbación Pasional

Luego del abandono del padre, Federico se hizo cargo de su madre, a quien le procuraba atenciones adecuadas para sobrellevar sus dolencias. Aceptaba trabajos sin restricciones de horarios. Por lo general, los realizaba en casa, en un pequeño espacio ocupado como taller.

Cierto día salió apresurado, mientras dormía su madre, para comprar refacciones y surtir la despensa, y la vio: joven, bella, esperando su camión.

Al siguiente día ya estaba en la parada. No esperaba el transporte, sino a ella: quería que se atravesara en sus ojos como lo solían hacer esos camiones, de una manera brusca.

Así, los siguientes días, con puntualidad victoriana, él se hacía presente en la misma parada. Ella ya había notado su presencia y no le desagradaba su sonrisa. Llegó la conversación buscada por ambos y la promesa de continuar la amistad, que en días se tornó en posibilidad de noviazgo.

Sin dejar de atender a su madre, buscaba los modos para permanecer más tiempo con Matilde, pero ella tenía otras ocupaciones y solo le dedicaba breves momentos. Las razones esgrimidas eran que tenía que asistir a terapias individuales —y luego grupales— en un club de asistencia para huérfanos de madre.

Federico no aceptaba las cortantes citas, y le pedía que dejara de asistir al tal club. Ella señalaba que más allá de las terapias, había encontrado un grupo de amistades donde convivía en sana diversión.

Esa tarde le dijo que la amaba y que estaba celoso de sus amigos y molesto por el poco tiempo que le concedía. Pero ella no iba abandonar aquel grupo de consuelo y dicha.

Llegó a su casa, ya de noche, cabizbajo, apesadumbrado. Al traspasar el umbral y ver a su madre, le vino una sonrisa y la atendió con amoroso esmero, proporcionándole sus alimentos generosamente, al igual que sus medicamentos para que tuviera un largo y tranquilo sueño. Se apostó en el balcón que dominaba la ciudad y dirigió la mirada en un punto donde se encontraba Matilde con sus amigos del club. Regresó su mirada a la dormida madre y le dijo casi en susurro: mañana te entierro y mañana mismo me inscribo en el Club de Huérfanos de Madre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos similares

Los Trenes/Águila Azteca

Volumen Dos
Breve relato de Ernesto Dávila que quiebra el lente de la realidad y la ficción de la condición migrante.

¿Clásico es sinónimo de literatura?: identidad y libertad en la poesía de «Chepe»

Volumen Cuatro
Las materias de literatura contemporánea comprenden únicamente autores como Carlos Fuentes, Octavio Paz, Julio Cortázar y Jorge Luis Borges. Para Dina Tunesi, en realidad no existe, al menos en las escuelas de artes y de…

Tributo

Volumen Cuatro
El fuego es, además de un elemento natural indispensable para nuestras vidas, un lugar de encuentro. La unión que crea el folclor en las llamas es tan caliente que quema, pero es tan cálido que…

Análisis de riesgo

Volumen Diecisiete
Un poema de Rebeca Leal Singer.

Tenemos que hablar de tetas

Volumen Ocho
Tenemos que hablar de tetas, de su flacidez y rigidez, de su redondez y su gravedad, de sus colores y de sus tamaños; tenemos que hablar de tetas porque de lo contrario, serán siempre un…

Pesquisa

Volumen doce
Un poema de Raquel Guerrero Velázquez.

Verdad de luna

Volumen Uno
Postrada inmóvil siempre en el cielo, la luna puede ser la única verdad en un mundo que se llena de falacias, por una pedante inteligencia, que a los muertos corresponde.

Mejores Terrores

Volumen Cinco
Una prosa de terrores y otros malos olores.

Algo más que una estrella

Volumen Diecisiete
Un poema de Valeria Gutiérrez. Este texto forma parte de los talleres impartidos por Rebeca Leal Singer de marzo 2021 a julio 2021.