Mejores Terrores

Volumen Cinco

Una prosa de terrores y otros malos olores.

POR Quidec Pacheco
11 noviembre 2019

Mejores Terrores

Los motivos ulteriores para nada son amores mediadores. Fíjate: aun siendo intercesores, arropándose en suaves “para-los-dos-esto-es-lo-mejor”es, terminan heladores. Hiladores de supuestos matadores, como “fue mi falta de dinero y atesores” o “mis quejas bien constantes y clamores”, un “tal vez esos regaños mamadores”. Qué dolores. Confirmarme insuficiente, viejas flores. En fin, qué fácil comprender esos horrores cuando son lo que son en vez de hedores, indicios de escondites interiores, “una-cosa-por-otra”s cobardones. Sí, quisiéramos las cosas de frente, dolor al dente, llorar bien fuerte, en vez de unas excusas evidentes que solapan invidente al que nos miente. “Fui yo, yo demente”. “Yo que nunca te quise lo suficiente”. “Yo, partera de asesinos ingredientes”. Sí, sí, “¡qué demente!”, deja te sirvo más cloro con solvente. Como si terminar la relación fuera misterio pendiente, abducción talente, culto furiente y no tú, rehuyente. ¡Qué ganas de ver un aparecido, consuelo en ser raptado y maldecido, el suave abrir de daga en mi intestino!, o no sé, la verdad. Desde aquí, en claro bosquecino, sigo sin entender tus caminos, tus flores marchitadas en mi tumba y la fuerte rumba de negra penumbra cuando todas tus voces, “gracias, disculpa” creen que explican abandonos y rupturas. ¿Y qué hice mal entonces? Me derrumbas. ¿Por qué dices que yo no tengo la culpa? Rasco la tierra para que sucumba, grito, pero solo el silencio zumba. Alumbra. Quién sabe. Igual y piensas que me estabas dando ratos protectores, echarte la culpa, comerte las flores. Prefiero la sangre, la muerte, los dones; cualquier homicidio a las sinrazones, tus testamentos heredadores, absolvedores… estafadores. Nunca revelaste tus motivos ulteriores.

 

Sinceramente, hay mejores terrores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos similares

¿Eras, Eres, Serás?

Volumen Cero
En este poema en prosa, se desarrolla, a modo de confesión, una fuerte voz lírica que asciende a la par de reflejar el comportamiento del hombre a lo largo de la historia; ya personal, ya…

Internet y arte: las órbitas del sol

Volumen Cero
¿Qué sería del arte en el siglo XXI sin la tecnología?

Recordar al cine

Volumen Nueve
El cine se mira, se ve; se asiste al cine. Hoy, en medio de una pandemia, se recuerda.

La profesión de escribir por los que no pueden. ¿Quién fuera a pensar que sería una profesión tan esperanzadora? Un pequeño relato de Ernesto Dávila.

Volumen Cero
La profesión de escribir por los que no pueden. ¿Quién fuera a pensar que sería una profesión tan esperanzadora? Un pequeño relato de Ernesto Dávila.

Saludos, pequeña amiga

Volumen 9
La pandemia ha sido un continuo camino de introspección y redescubrimiento; Michelle Mijares descubre, en ese camino introspectivo, una antigua compañera.

Impostura clínica

Volumen Catorce
A partir de los antidepresivos, Katia Rivera reflexiona sobre los estigmas clínicos; pero no es un ensayo médico: es una aproximación profunda sobre el sentimiento y la vaciedad que genera el sentirse impostora, sentirse otra,…

No sé nada sobre arte

Volumen Cero
¿Por qué a muchos no nos interesa el arte? ¿Será que no lo entendemos? O, ¿será que no sabemos como entenderlo? Roberta Villareal explica -a partir de esas preguntas- que las personas sabemos más sobre…

Los gatos salvavidas

Volumen Nueve
Obra ganadora de nuestro primer concurso literario, Pandemioscopio.

Autopsia

Volumen Dos
Un poema por Cecilia Carrera.