Manual para una señorita

Volumen Cuatro

Una serie de poemas de Ecografías (Cuadrivio, México, 2019), el último poemario de Priscila Palomares.

por Priscila Palomares
5 Agosto 2019
Teimpo de lectura - 01 minuto 15 segundos
Fotografía S/D

Contracciones II

Tengo prohibido entrar al bosque,
mamá dice que hay lobos hambrientos.

–Les quitan la ropa a las niñas
y prueban su carne.

Tiembla algo adentro de mí.
Veo los pinos que rozan las nubes. Enfrente de mí: unos ojos
negros. Recuesto al lobo en la tierra. Le arranco los pelos,
uno por uno, para verlo calvo, comprenderlo desnudo.

Su piel es igual a la mía.

Manual para una señorita educada

A una señorita se le cortan las piernas para que nunca llegue
a la altura de su marido. Escala al promedio más alto de la
carrera para tirarse (en caída libre) a unos buenos brazos.

Todo en exceso es malo, hasta el trabajo; porque si una no prepara
la cena, es culpable del hambre (que a mordidas) la carcome.

Areolas

Mis areolas son las pinturas de un museo
y mi cuerpo las paredes.

¿En qué piensa Prometeo cuando le desgarran el hígado?

Las manecillas en mi reloj están adelantadas.
Me di cuenta, años atrás, cuando sonó mi alarma
y los niños de mi salón me parecieron inmaduros.

Lo reafirmé a las 7:15 A.M. cuando busqué parejas mayores
a mí. Y lamento haberme adelantado porque ahora sé que,
después de los cuarenta, mi útero ya no es el mismo.

Corro de un minuto al otro con prisa, temo que las arrugas
en mis manos me arrastren al calabozo.

Soy de esas que prefieren la muerte a la vejez.
Tengo la mente ocupada en ciclos.
Llega un águila, cada mes,
a desgarrarme el endometrio.

Fase folicular

El nacimiento de la palabra no está en la lengua, sino en la
entraña. Escapa de los ovarios para engendrarse en el cuerpo
que está atado a mi sombra: una silueta negra que me imita,
pero no me permite ver quién soy.

                                                                                –Priscila, las sombras son palabras.

No, las palabras son células muertas; son el cabello que cuelga
de mi cráneo y crecen como rosales trepadores hasta tocarte.

                                                        –Del otro lado de la palabra tampoco hay nadie.

Y entonces, si no estoy en las palabras,
¿en dónde estoy?

Si digo sufrir ¿sufro?
Si digo vivir ¿vivo?
Si digo Priscila ¿quién soy?


El lenguaje es la muerte. La entraña es vida. Escribir es un
ciclo entre ciclos donde aquello que engendro se pulveriza.

*Estos poemas forman parte de Ecografías (Cuadrivio, México, 2019).

Velas

Artículos recientes

Show Comments Hide Comments ()

El 2019 solo cuenta si se recuerda en lecturas

Volumen Veinte20

Para el Volumen Veinte20, Dina Tunesi recuerda 20 de sus lecturas que marcaron su 2019. Dicen que recordar es volver a vivir, ¿qué dirán de recomendar?

Brevísima nota sobre las listas de los mejores libros

Volumen Veinte20

Es materialmente imposible leer todos los libros. En 2016 se registraron 27,940 títulos para ISBN en México, según la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana. Suponiendo que las obras literarias constituyeran un 10% de los títulos, estamos hablando de 2,794 libros. Si una persona leyera, en promedio, un libro a la semana, en un año habría leído 52. A ese ritmo, tomaría poco más de 50 años leer todas las obras literarias publicadas en México en 2016. No perdamos de vista que, según los datos más recientes del Módulo sobre Lectura (MOLEC) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la población lectora de México declaró haber leído 3.3 libros en 2018. A partir de estos números, Julio Mejía III, con sospecha y cautela, reflexiona sobre qué implican los ejercicios curatoriales, las recomendaciones.

La otra moneda: poesía femenina

Volumen Veinte20

Isabel Papacostas reúne una antología que muestra una sensibilidad poética femenina; es un intento de voltear la cara de la moneda. Si en el siglo pasado los cánones literarios fueron dominados por hombres, en este siglo habrá que resarcir el daño y desenterrar todas esas obras que el machismo escondió. Es un primer paso. Tenemos ochenta años adicionales...que ya llevamos veinte.

Cargar más