Manual para una señorita

Volumen Cuatro

Una serie de poemas de Ecografías (Cuadrivio, México, 2019), el último poemario de Priscila Palomares.

por Priscila Palomares
5 Agosto 2019
Teimpo de lectura - 01 minuto 15 segundos
Fotografía S/D

Contracciones II

Tengo prohibido entrar al bosque,
mamá dice que hay lobos hambrientos.

–Les quitan la ropa a las niñas
y prueban su carne.

Tiembla algo adentro de mí.
Veo los pinos que rozan las nubes. Enfrente de mí: unos ojos
negros. Recuesto al lobo en la tierra. Le arranco los pelos,
uno por uno, para verlo calvo, comprenderlo desnudo.

Su piel es igual a la mía.

Manual para una señorita educada

A una señorita se le cortan las piernas para que nunca llegue
a la altura de su marido. Escala al promedio más alto de la
carrera para tirarse (en caída libre) a unos buenos brazos.

Todo en exceso es malo, hasta el trabajo; porque si una no prepara
la cena, es culpable del hambre (que a mordidas) la carcome.

Areolas

Mis areolas son las pinturas de un museo
y mi cuerpo las paredes.

¿En qué piensa Prometeo cuando le desgarran el hígado?

Las manecillas en mi reloj están adelantadas.
Me di cuenta, años atrás, cuando sonó mi alarma
y los niños de mi salón me parecieron inmaduros.

Lo reafirmé a las 7:15 A.M. cuando busqué parejas mayores
a mí. Y lamento haberme adelantado porque ahora sé que,
después de los cuarenta, mi útero ya no es el mismo.

Corro de un minuto al otro con prisa, temo que las arrugas
en mis manos me arrastren al calabozo.

Soy de esas que prefieren la muerte a la vejez.
Tengo la mente ocupada en ciclos.
Llega un águila, cada mes,
a desgarrarme el endometrio.

Fase folicular

El nacimiento de la palabra no está en la lengua, sino en la
entraña. Escapa de los ovarios para engendrarse en el cuerpo
que está atado a mi sombra: una silueta negra que me imita,
pero no me permite ver quién soy.

                                                                                –Priscila, las sombras son palabras.

No, las palabras son células muertas; son el cabello que cuelga
de mi cráneo y crecen como rosales trepadores hasta tocarte.

                                                        –Del otro lado de la palabra tampoco hay nadie.

Y entonces, si no estoy en las palabras,
¿en dónde estoy?

Si digo sufrir ¿sufro?
Si digo vivir ¿vivo?
Si digo Priscila ¿quién soy?


El lenguaje es la muerte. La entraña es vida. Escribir es un
ciclo entre ciclos donde aquello que engendro se pulveriza.

*Estos poemas forman parte de Ecografías (Cuadrivio, México, 2019).

Velas

Artículos recientes

Show Comments Hide Comments ()

El último viento de verano

Volumen Cuatro

La Organización Mundial de la Salud ha estimado que para el 2030, el cambio climático será el responsable de 250 mil muertes al año. En el mismo estudio, la OMS detalla que en el 2016, 543 000 muertes de menores de 5 años fueron atribuibles a efectos conjuntos de la contaminación atmosférica ambiental y doméstica. Este es el planeta que han heredado de nosotros; es el viento que acaricia su rostro; la brisa de la playa es un salpicado de veneno: mundialmente, el 93% de la niñez se ve inmersa en entornos con niveles de contaminación del aire por encima de los niveles y directrices sugeridos por la OMS. De cada cuatro muertes de niños y niñas menores de 5 años, al menos más de una se relaciona con riesgos medio ambientales.

Bisonte Mantra

Volumen Cuatro

Bisonte Mantra presenta dos realidades y cosmovisiones religiosas que se propone integrar: por una parte, el totemismo norteamericano (representado por el bisonte, animal sagrado de algunos pueblos), y por la otra, el budismo (simbolizado por el mantra). Julio Mejía III reseña Bisonte Mantra (Ediciones Era, 2017), de Jorge Luis Boone. Para él, es un libro religioso, pero en el sentido originario del término: religión es re-ligatio, re-ligar al humano con los dioses, con la naturaleza, con los demás hombres y mujeres, consigo mismo. Y este re-ligar se extiende, en Bisonte Mantra, a las cosmovisiones espirituales que tienen como punto de encuentro la palabra, que es, al fin y al cabo, el origen.

Animales de granja

Volumen Cuatro

Dos poemas por Francisco Aguilar.

Cargar más