Mejores Terrores

Volumen Cinco

Una prosa de terrores y otros malos olores.

por Quidec Pacheco
11 Noviembre 2019
Teimpo de lectura - 1 minuto 05 segundos
Fotografía S/D

Mejores Terrores

Los motivos ulteriores para nada son amores mediadores. Fíjate: aun siendo intercesores, arropándose en suaves “para-los-dos-esto-es-lo-mejor”es, terminan heladores. Hiladores de supuestos matadores, como “fue mi falta de dinero y atesores” o “mis quejas bien constantes y clamores”, un “tal vez esos regaños mamadores”. Qué dolores. Confirmarme insuficiente, viejas flores. En fin, qué fácil comprender esos horrores cuando son lo que son en vez de hedores, indicios de escondites interiores, “una-cosa-por-otra”s cobardones. Sí, quisiéramos las cosas de frente, dolor al dente, llorar bien fuerte, en vez de unas excusas evidentes que solapan invidente al que nos miente. “Fui yo, yo demente”. “Yo que nunca te quise lo suficiente”. “Yo, partera de asesinos ingredientes”. Sí, sí, “¡qué demente!”, deja te sirvo más cloro con solvente. Como si terminar la relación fuera misterio pendiente, abducción talente, culto furiente y no tú, rehuyente. ¡Qué ganas de ver un aparecido, consuelo en ser raptado y maldecido, el suave abrir de daga en mi intestino!, o no sé, la verdad. Desde aquí, en claro bosquecino, sigo sin entender tus caminos, tus flores marchitadas en mi tumba y la fuerte rumba de negra penumbra cuando todas tus voces, “gracias, disculpa” creen que explican abandonos y rupturas. ¿Y qué hice mal entonces? Me derrumbas. ¿Por qué dices que yo no tengo la culpa? Rasco la tierra para que sucumba, grito, pero solo el silencio zumba. Alumbra. Quién sabe. Igual y piensas que me estabas dando ratos protectores, echarte la culpa, comerte las flores. Prefiero la sangre, la muerte, los dones; cualquier homicidio a las sinrazones, tus testamentos heredadores, absolvedores… estafadores. Nunca revelaste tus motivos ulteriores.

 

Sinceramente, hay mejores terrores.

Más por Quidec Pacheco

Artículos recientes

Show Comments Hide Comments ()

Sin poesía no hay ciudad

Volumen Siete

Acción poética surge como un movimiento de poesía callejera en Monterrey en la década de los noventas. Su fundador, Armando Alanís, comenzó a intervenir bardas y muros en toda la ciudad con fragmentos de poesía. A este movimiento se le ha criticado la falta de ingenio y el derrame de cursilerías, incluso se le ha apuntado como “no poético”. Dina Tunesi pone esto en tela de juicio y reflexiona sobre el rol de la poesía en una metrópoli como lo es Monterrey; para ella, la poesía es ese lugar seguro en el cual nos atrevemos a ser nosotros y donde buscamos que nos entiendan.

Jaulas

Volumen Siete

Un poema de Jorge Olivera.

Dos poemas (de frío y postales)

Volumen Siete

Dos poemas de Isabel Papacostas

Cargar más