Quiero ser mi propia musa

Volumen Quince

Para Norah Gallego, contar historias es un acto de subversión y de resistencia; son oportunidades para vernos un poco desde fuera y aplaudirnos por lo enfrentado y lo logrado; oportunidades para inspirarnos e inspirar.

POR Norah Gallego
1 julio 2021
FOTOGRAFÍA POR: VOCANOVA

Quiero ser mi propia musa

Para Loretta J. Ross y Rickie Solinger, el contar historias (o storytelling), es un acto de subversión y de resistencia. Escuchar las historias de lxs demás nos invita a cambiar de lente; a imaginar y entender la vida de alguien más; a reexaminar nuestras realidades e imaginar nuestras posibilidades a partir de ello.

Desde que leí al respecto, he pensado mucho en el poder que tiene el arte de relatar vivencias, especialmente para aquéllxs cuyas experiencias han sido históricamente silenciadas, minimizadas o ignoradas.

Pienso mucho en cómo es difícil para las mujeres atrevernos a contar historias, a crear, a representarlas, pues por mucho tiempo lo que relatamos se ha puesto en duda, se ha calificado de irrelevante o hemos sido sometidas a críticas muy duras. Parece ser que solamente formamos parte de las historias en medida en que las inspiremos, no en que las creemos o protagonicemos. Que una es musa, pero no artista.

Pero ¿qué si no es una dicotomía? Se ha concebido el ser musa y el crear como mutuamente excluyentes porque se ha entendido a la musa como inspiración en función de otros, pero la narrativa cambia al ser nuestras propias musas y al encontrar inspiración en nosotras mismas, en nuestras historias.

La inspiración en función de nosotras mismas implica tomar un papel activo: narrar, crear, atrevernos. Es también considerar que lo que tenemos que decir es valioso, y es ahí donde radica lo subversivo. En un mundo donde el silencio en las mujeres es considerado conveniente y donde la visión patriarcal de la realidad es la que reina, expresar y relatar nuestra versión nos arma y empodera.

Escuchar historias de quienes han resistido a distintas formas de opresión nos hace cuestionar lo que conocemos. Nos hace no sólo esperar más sino también exigirlo. Es así como otras mujeres también se convierten en nuestras musas y nos inspiran a partir de sus vivencias particulares, que se traducen en recordatorios de lucha y rebeldía en distintas formas.

Y es que yo no sería quien soy si no hubiera escuchado las historias de mi mamá, de mis tías y de mis abuelas, que me dieron una noción de todo lo que podía ser. En sus historias encontré lecciones de valentía, fortaleza, resiliencia y ganas de hacer.

Si crecí retando los límites que socialmente nos son impuestos como mujeres fue porque las protagonistas de las historias que me rodearon cuando era pequeña lo hicieron también. Porque estaba rodeada de musas y creadoras que buscaron liderar sus historias. Si bien no todo el tiempo se vieron como fuentes de inspiración, para mí siempre lo han sido.

Mi mamá, una de mis musas, me ha dicho desde pequeña que debo “contarme siempre la mejor historia.” Recientemente me di cuenta de que me hacía falta re-imaginar mi historia de vida; que mucho de lo que me relataba a mí misma me detenía en vez de impulsarme y que en realidad, mis miedos y exigencias tenían un papel demasiado protagónico. Ahora veo que las historias que nos relatamos a nosotras mismas también impactan en nuestro día a día, y que retarlas y cambiarlas es un acto revolucionario. Desde entonces, me esfuerzo constantemente por alimentar narrativas propias que me fortalezcan, y no lo contrario.

Y es que en una sociedad que como mujer se me exige perfección en cada cosa que haga, que se beneficia de mi duda y en el que crear desde lo abstracto es retador porque se nos exige replicar moldes sociales, cada reflexión que comparto lleva consigo un poquito de resistencia y subversión. Porque me niego a no crear por miedo al rechazo; porque me niego a seguir dudando de si lo que tengo que decir vale la pena, o si ya fue dicho mejor; porque me niego a no cuestionar para no incomodar; porque me niego a ser sólo musa en función de los demás.

Hoy sé que puedo ser y hacer, y que las historias son una herramienta valiosa tanto para fortalecernos como mujeres en lo individual como en lo colectivo. Que las historias son oportunidades para vernos un poco desde fuera y aplaudirnos por lo enfrentado y lo logrado. Son oportunidades para inspirarnos e inspirar.

Por eso, para saldar la deuda histórica, quiero disidir y escoger ambas opciones: crear e inspirar(me), desde mis historias.

Quiero ser mi propia musa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos similares

Canciones que alguna vez busqué en Spotify

Volumen Dieciséis
Para Jeimmy Ibarra la música puede unirnos en un doble sentido: por un lado, nos permite crear lazos y vínculos con las personas con las que escuchamos ciertas canciones, y por el otro, nos permite…

Aforismos de una impostora

Volumen Catorce
Un aforismo de Raquel Guerrero.

Aprender

Volumen once
Un poema de Jess AF.

Cárcel en guerra

Volumen doce
Un poema de Jess AF.

Queerentena I Últimamente he pensado mucho sobre mi identidad

Volumen Diecisiete
Un poema de Heva Martínez. Este texto forma parte de los talleres impartidos por Rebeca Leal Singer de marzo 2021 a julio 2021.

Mi yo fantasma

Volumen Catorce
Luchar con fantasmas es una encomienda sin sentido. Sin algún tipo de arma mágica, de virtud sagrado o artefacto místico, resulta no solo inútil, sino peligroso. Lo primero que se pone en riesgo es nuestra…

Dragón y caballero

Volumen Tres
La fantástica historia de un sicario traficante de cocaína en las temidas tierras del norte de México.

No sé nada sobre arte

Volumen Cero
¿Por qué a muchos no nos interesa el arte? ¿Será que no lo entendemos? O, ¿será que no sabemos como entenderlo? Roberta Villareal explica -a partir de esas preguntas- que las personas sabemos más sobre…

Dos poemas (de lluvia y viento)

Volumen Cuatro
Para nuestra sección de poesía, Isabel Papacostas nos regala dos poemas de lluvia y viento.