Un minuto de gritos

Volumen Diez

En este poema en prosa, cargado de fuerza visual, Raquel escribe a partir de la voz de las mujeres que sufren a diario, incluso en las redes, el acoso del machismo, ya en tono de burla, ya a través de memes.

POR Raquel Guerrero Velázquez
1 septiembre 2020

Un minuto de gritos

Doce cuarenta y tres de la mañana. Número de dos cifras en el calendario. Un día de otoño. Dejó de llover. Soy los restos perdidos que nadie encontró, un número en la carpeta de feminicidios del Estado. La impunidad de mi país. Un rostro hablado. Los cinco minutos de fama en la televisión que no busqué. Mi foto recorriendo las redes sociales. El llanto de mi madre. Los gritos de mis hermanas. El dolor profundo que quema y no mata. El terror de mi país. El miedo de no volver a existir. El ombligo de la luna. Los matorrales. El desierto. El mar. Soy cenizas que se adhieren y vuelan con el viento. Soy nosotras. El rostro perdido de las que ya no están. Mi México, mi México ¡cómo llora tu hoguera!. Soy el viento que mueve la tierra en la carretera. Los campos y los granos de arena en el desierto. Las luces de los semáforos cuando cambian a verde. Las jacarandas que llenan las calles de morado en primavera. Los árboles de acacia. La lluvia en tiempos de sequía. Las manos que amasan el pan. Soy las pecas en la espalda y el mar Caribe. Soy la sombra y la voz de las que ya no están. Soy las que estamos y luchamos. Soy la esencia y soy la luz. Una constelación infinita de mujeres. Hoy no es un día cualquiera. Hoy fueron asesinadas diez mujeres en México por el simple hecho de ser mujeres. Si corremos con suerte, mañana tal vez nos falten nueve y no diez. Este texto, conjunto de letras unidas, párrafos, frases, palabrerías (como quieras llamarle) es un grito,

Un minuto de gritos
Porque las manos ya no están quietas

Las bocas ya no callan
Las bocas muerden y besan
Ya no somos momentáneas

Somos más capaces
Enteras
Las manos ya no están quietas

Somos nuestras
Las bocas gritan
Las bocas ya no callan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos similares

Bestiario fantástico de Anáhuac

Volumen Cero
​Nuestro país ha sido, hasta hace poco, una nación que se explica en virtud de sus luchas y no de sus logros. Antes de la Revolución, México había gozado solamente 34 años de paz. Desde…

Otro hogar

Volumen Once
Un poema por Jorge Olivera.

Machitos marchitos

Volumen Once
Un copo de nieve; las hojas del almendro bajo el otoño frío; flores secas y marchitas; figuras de porcelana; un globo de aire; un barquito de papel bajo tormentas de ciudad: no puedo pensar en…

Numen o de la rebelión lingüística

Volumen Cero
Soltamos la palabra colgada en el labio, y se rompe el dique que contenía el torrente de significación: estalla la metáfora, el símbolo que corta nuestro cordón umbilical con el mundo natural. ¿Qué nos revela…

Olvido histórico

Volumen Uno
Un poema por María José Gutiérrez.

Aprender

Volumen once
Un poema de Jess AF.

Pesquisa

Volumen doce
Un poema de Raquel Guerrero Velázquez.

Necio

Volumen Diecisiete
Un poema de Claudia López. Este texto forma parte de los talleres impartidos por Rebeca Leal Singer de marzo 2021 a julio 2021.

Nopaloide

Volumen Cero
Un maestro extraordinario y la imagen que proyecta hacia sus estudiantes que lo admiran. Pero, ¿qué tan extraordinario pudiera llegar a ser un maestro?